Y si resultaramos pinches cadaveres?

Ácrata y Banquero
1 min readJul 7, 2020

A mi me parece que los asuntos funerarios derivados de mi fallecimiento son un problema de aquel que se encuentre más cerca de donde caiga mi cádaver. Problema mío no es. Porque yo literalmente habré cesado de existir para entonces. Lo que si es que he procurado guiar a mis cercanos y no tanto — aprovecho para reiterarlo — que una vez deje de existir, me parece que cualquier lugar es un buen lugar. Que siendo polvo de estrellas; donde aterrice las cenizas de mi alma, será un buen sitio.

Luego veo las noticias y apilan muertos por aquí y por allá. Gente que fallece lejos de casa; que los embuten en barrizales recién escarbados. Son un desagradable efecto colateral de la humanidad que nos apresuramos a ocultar. Cuando esto es posible, porque en ciudades de esta America Latina ya la muerte ronda las esquinas; las autoridades no dan abasto y simplemente se encogen de hombros y miran para el otro lado;

También es cierto que la culpa no la tienen ellos; pero la fortuna los encontró mal parados en la mitad de la historia. Lo mismo puede decirse de todos nosotros. Excepto los cadáveres abandonados en las esquinas de Cochambamba, Guayaquil y tantas ciudades latinas.

Y eso me hace preguntarme ¿qué tal si tantos planes de las cenizas volando sobre pristinos campos primaverales resultan en ataudes que se los tragasen los infiernos tropicales?

--

--